Reject Trade Secrets Directive

Organizaciones de la sociedad civil europeas rechazan la Directiva UE de Secretos Comerciales (Trade Secrets)

El 28 de enero de 2016, la Comisión de Asuntos Jurídicos del Parlamento Europeo (JURI) votará para aceptar o rechazar el texto de compromiso adoptado en los triálogos de la directiva de Secretos Comreciales de la Unión Europea (EU Trade Secrets Directive). Hacemos un llamado a sus miembros para que lo rechacen.

El texto es el resultado de las negociaciones entre la Comisión, el Consejo y el Parlamento de la Unión Europea y los negociadores se muestran reticentes a aceptar más enmiendas al texto. Sin embargo, este texto es también el resultado de la presión de las corporaciones multinacionales de los EE.UU. y la UE, cuyos lobistas han ayudado a los funcionarios en de la Dirección General de Mercado Interior a co-escribir el texto y han presionado para su publicación. Por supuesto, todo esto muy discretamente mientras publicamente se muestra a las PYMEs europeas y start-ups como defensoras del texto.

Hay demasiado en juego. El Parlamento Europeo ha mejorado el texto, pero el punto de partida era demasiado malo.

Los periodistas y los denunciantes/whistleblowers todavía están en peligro por las ambigüedades legales: el artículo 4 contiene una lista muy restrictiva y vaga de las situaciones en las que información comercial puede ser revelada. Y la directiva ha levantado preocupaciones entre muchos otros: los empleados, consumidores, pacientes, aquellos cuya salud se ve afectada por que viven o trabajan próximos a los casos de mala praxis industriales… El impacto de este texto sobre el régimen jurídico de las revelaciones de interés público (por ejemplo, información crucial sobre la seguridad de los medicamentos y su eficacia, como datos de ensayos clínicos…) sigue siendo poco clara también. Puesto que el “secreto” se convierte en el estado por defecto de toda la información corporativa interna, el precio de estas ambigüedades legales será pagado con creces por todos.

Más aún, esta directiva sólo establece normas mínimas pero posibilita a los estados Miembro ir más allá. Ya en enero de 2015 el gobierno francés trató de introducir las escandalosas medidas penales de esta directiva en la ley francesa. Esto permitiría a las corporaciones elegir el Estado Miembro con medidas más restrictivas y desde ahí lanzar acciones legales en la Unión Europea.

Esta nueva legislación no se limita a la prevención de conductas anticompetitivas sino que extiende el marco de la propiedad intelectual. Por tanto, su adopción ampliaría su alcance a cualquiera que “adquiera, utilice o publique” información que se considere un secreto comercial. El nuevo régimen jurídico estaría más cercano al enfoque legal de los EE.UU. donde también se aprobó una nueva legislación federal – sin duda esta doctrina se tratará de incluir en el TTIP si se firma, lo que, de aprobarse el tratado, dificultaría mucho su modificación o revocación.

La directiva inicialmente elaborada por la Comisión Europea favorecía los derechos económicos de las empresas a costa de lo derechos políticos de los ciudadanos y lamentablemente, a pesar de las mejoras, el texto de compromiso actual sigue haciéndolo. Si a las empresas se les da los medios para considerar cualquier información interna como su propiedad cuasi-intelectual, pueden evitar que sus empleados, los objetivos principales del texto, usen cualquier información relevante profesionalmente aprendida en sus puestos de trabajo en cualquier otro puesto de trabajo durante seis años.

Con las empresas protegiendo su reputación de manera cada vez más agresiva, los denunciantes/whistleblowers se están convirtiendo en la única fuente de información posible sobre la brutalidad de las prácticas corporativas. Lamentablemente esta última pequeña luz se ahogará si los medios de comunicación pueden ser demandados por la publicación de cualquier información interna que pueda considerarse un secreto comercial.

Los secretos comerciales no deben ser protegidos a un precio tan dramático. Por favor, rechaza este texto y pide a la Comisión Europea que proponga uno más justo, que esta vez no cuente exclusivamente con lobbies de presión y abogados corporativos como asesoramiento.

Respetuosamente,

Centre national de coopération au développement, CNCD-11.11.11
Corporate Europe Observatory
European Public Health Alliance
Fondation Sciences Citoyennes
Health Action International
Public Concern at Work
Vrijschrift
Xnet
 
Texto original en inglés: https://xnet-x.net/img/reject-the-trade-secrets-directive-statement.pdf

Más información sobre la Directiva “Trade Secrets”: http://2015.fcforum.net/libertad-de-expresion-y-derecho-a-la-informacion-vs-secretos-comerciales/