Inteligencia Artificial para vigilar el Congreso

Las compañeras de Political Watch están haciendo un gran trabajo para llevar el Congreso de lxs Diputadxs a la altura de la democracia que nos mereceríamos en el siglo XXI. Publicamos aquí un artículo en el que nos explican lo que están haciendo.
Así debería ser en todas las instituciones.

Political Watch demuestra que existen soluciones tecnológicas seguras, baratas y eficaces para introducir la transparencia, la participación ciudadana y la rendición de cuentas en la actividad parlamentaria. Sólo queda que se movilice la suficiente voluntad política para ponerlas en práctica.

De eso ya hablamos en «Vas a pagar 1.5 millones por una interfaz web» -> https://xnet-x.net/interfaz-web-congreso/

 

Inteligencia Artificial para vigilar el Congreso

Pablo Martín (@pr3ssh), director tecnológico de Political Watch

Por primera vez en democracia, una comisión del Congreso de los Diputados ha conseguido tres cosas inéditas: primero, ha habilitado un buzón para que cualquier ciudadano pueda remitir propuestas; segundo, va a hacer públicos los documentos aportados por las personas comparecientes; tercero, sus sesiones son transcritas en estricto directo gracias a la tecnología de una organización de la sociedad civil.

Empecemos por el primer y segundo puntos para detenernos luego en el tercero. El presidente de la célebre Comisión de Reconstrucción Social y Económica para superar la crisis del coronavirus, el socialista Patxi López, sorprendió al habilitar un buzón dirigido al gran público: comisionRSE@congreso.es. Es la primera vez en la historia [https://www.publico.es/politica/reconstruccion-social-economica-congreso-habilita-primera-vez-buzon-participacion-ciudadana.html] de la democracia que se dispone un buzón ciudadano para la Cámara Baja.

Además, semanas después y tras una petición [https://docs.google.com/document/d/1v69gG89NLNCM2eG_M_BwdToAsxWY2Zfk8eT2ezy93Yw/edit] por carta de Political Watch, en coalición con otras 40 organizaciones de la sociedad civil entre las que se encuentra Xnet, la presidencia de la Comisión aceptó el requerimiento de publicar todos los informes y documentos recibidos. El diputado del PSOE contestaba con otra misiva comprometiéndose a ello [https://drive.google.com/file/d/12mGxFyRINpE3fnmy56GuYlV4FWY4538v/view]. Otro hito histórico para la transparencia política. ¿Por qué estas cosas nunca se habían hecho antes?

Porque, como el resto de personas y colectivos de nuestra sociedad, también las instituciones públicas y la clase política se han visto obligadas a reinventarse e innovar en sus métodos y procesos para dar respuesta a la excepcional situación generada por el COVID-19. Considero que la trascendencia pública de los temas tratados en esta Comisión y el interés mostrado por la ciudadanía por mantenerse informada y contribuir en el diseño de las políticas de reconstrucción han empujado al Congreso a adoptar ahora estas innovaciones. Y desde la plataforma Political Watch hemos querido poner nuestrogranito de arena. Y aquí llegamos a la tercera cuestión: con el objetivo de ofrecerle a la sociedad civil y a la ciudadanía toda la información relevante y de calidad fundamentalmente de lo que sucede en el Congreso de los Diputados, desde Political Watch hemos hecho seguimiento de la actividad de la comisión de una manera radical, aplicando las últimas técnicas informáticas en el desarrollo del trabajo.

¿Cuál es la herramienta de Political Watch COVID-19? El Congreso de los Diputados suele publicar los diarios de sesiones (las transcripciones) de las Comisiones con un decalaje de al menos, una semana. La importancia de la inmediatez es indiscutible en la arena política. La capacidad de poder analizar y dar respuesta a las intervenciones y comparecencias de las personas expertas y diputados puede ser clave en un proceso de incidencia. Por ello, tener la información una semana después dificulta el análisis y la respuesta y por tanto, el impacto de las acciones mismas.

Así, hemos construido un dispositivo para hacer públicas las transcripciones en el mismo día, solo dos horas después de que las personas comparecientes hayan hecho su exposición.

“La aplicación de tecnologías para poder llevar a cabo un análisis de los datos que las administraciones ponen a nuestra disposición o para poder analizar los discursos de los políticos son indispensables”, explica Nacho Calle, coordinador de redacción de Maldita.es [https://maldita.es/], una plataforma conocida por su labor de fact-checking.

“Sin tecnología”, continúa Calle, “cada vez va a ser más difícil poder procesar y poner en contexto toda esa información que cada día recibimos. Por lo tanto, el desarrollo tecnológico para procesar y analizar todos esos datos tiene que ser un acompañamiento obligatorio de la transparencia”.
 

El proceso

El Congreso de los Diputados emite en vivo las sesiones plenarias de la Comisión y las reuniones de sus cuatro grupos de trabajo. Para ello, dispone de una página con todas las comparecencias e intervenciones que se van desarrollando en cada sesión.

El primer paso que dimos para dar seguimiento a las sesiones de la Comisión para la Reconstrucción Social y Económica fue crear una hoja de cálculo colaborativa en la que llevar todo el control de avances de cada sesión. En ella aparece una primera pestaña con el registro de cada sesión (número y url) y luego una pestaña por cada día que se celebre.

Es en esa pestaña de seguimiento diario donde volcamos en tiempo real todas las intervenciones que se produzcan junto con el enlace a su video en formato MP4. ¿Cómo conseguir ese tiempo real en la escaleta de intervenciones? Con una aplicación que extrae de manera automática dicha información del Congreso; se la conoce comúnmente como arañas (web scraping).

El siguiente paso es descargar todos los videos a medida que se van publicando. Cada video descargado debe ser transformado a formato audio, lo menos comprimido posible (por ejemplo, MP3 es un formato de audio muy comprimido, a diferencia de WAV o FLAC) y solo en un canal.

Una vez está listo el audio de la intervención, lo subimos a Internet para que sirva como entrada del proceso final: Speech to Text (STT) [https://cloud.google.com/speech-to-text/]. Este STT lo podemos encontrar dentro de la nube de Google como mecanismo de transcripción automática. Su funcionamiento se basa en técnicas de aprendizaje automático, más concretamente redes neuronales. Lo que viene a llamarse Inteligencia Artificial, solo que al servicio de la ciudadadanía.
 

Sólo un primer paso en la dirección correcta

La puesta en marcha de este buzón de participación ciudadana y la publicación de las aportaciones recibidas no puede considerarse sino un importante pero tímido paso en la buena dirección. Los escasísimos plazos de trabajo de la Comisión, el elevado número de aportaciones recibidas, junto con el poco práctico sistema de publicación de las mismas hacen muy improbable que el mecanismo participativo puesto en marcha vaya a tener alguna utilidad práctica.

Aún así, sí esperamos que esta primera experiencia del Congreso permita ampliar horizontes y que sirva como modelo para articular un espacio más ambicioso de apertura de toda la actuación parlamentaria. Consideramos que cualquier futura implementación deberá incorporar cuestiones tan básicas como garantizar que los canales habilitados permiten realizar aportaciones anónimas y seguras o introducir la posibilidad de adhesión o de creación colectiva de aportaciones. Y, más importante todavía, crear protocolos y herramientas para que estas aportaciones puedan integrarse en los procesos parlamentarios. Cuestiones todas en las que la sociedad civil tiene amplia experiencia que aportar a las instituciones públicas.

Desde Political Watch estamos demostrando que existen soluciones tecnológicas seguras, baratas y eficaces para introducir la transparencia, la participación ciudadana y la rendición de cuentas en la actividad parlamentaria. Sólo queda que se movilice la suficiente voluntad política para ponerlas en práctica.

|