5 razones por las que el filtrado de contenido obligatorio es económicamente una mala idea

5 razones por las que el filtrado de contenido obligatorio es económicamente una mala idea

Cuando se evalúa una propuesta política para la regulación de las empresas de Internet, he aquí una pregunta obligatoria que uno debe hacerse: ¿Supondrá el filtrado de contenido obligatorio una barrera de entrada para las nuevas empresas a competir con los grandes jugadores actuales? Google probablemente no tenga problemas, pero ¿qué pasa con el próximo Google?

En los últimos años, los grupos de presión que representan a grandes propietarios de contenido en Europa han estado presionando a las instituciones por una propuesta de ley para requerir por ley a las plataformas online el uso de copyright-bots para filtrado de contenido generado por los usuarios. Un mundo en el que las plataformas de medios sociales son vulnerables a demandas de daños masivos por infracción de derechos de autor a menos que tomen medidas extremas para vigilar la subida de sus miembros en busca de posibles infracciones.

Los copyright-bots plantean problemas importantes incluso sin ser obligatorios por ley. En principio, los bots pueden ser útiles para eliminar casos de infracciones obvias, pero no se puede confiar en ellos para identificar y permitir muchos casos de uso legal como la parodia, la cita, con fines educativos, etc. Es más, sus sistemas de apelación y de resolución de conflictos son a menudo completamente opacos para los usuarios y diseñados para favorecer a las grandes empresas de contenido.

Aún así, hay una enorme diferencia entre que algunas plataformas implementen copyright-bots voluntariamente y que todas se vean obligadas a hacerlo por los gobiernos. Esto último crea una barrera de coste enorme para una empresa antes de que pueda competir en el mercado. El YouTube de hoy no tendría ningún problema para cumplir estas obligaciones, pero hubiera sido imposible hace unos años, cuando YouTube era una empresa de tres personas. Si los copyright-bots se convierten en ley, la barrera de entrada para las nuevas empresas de medios sociales será mucho más alta.

Hay cosas que el dinero no puede comprar, para todo lo demás, Audible Magic

Andrus Ansip, Vicepresidente de la Comisión Europea para el Mercado Único Digital, se dirigió a los miembros del Comité Jurídico (JURI) el 19 de junio en el marco de los diálogos estructurales entre las instituciones de la UE. Se refirió al filtrado de contenido obligatorio de la propuesta de reforma de derechos de autor de la UE (más info sobre el artículo 13 y como afecta a los derechos de los usuarios), y durante las preguntas y respuestas con los eurodiputados adirmó que el filtrado de contenido no es tan costoso como se dice. Más concretamente, dio el ejemplo de una empresa específica que ha estado haciendo visitas en Bruselas, incluyendo una al VP Ansip: Audible Magic. El VP Ansip afirmó que estas herramientas cuestan “400, 500 dólares” para identificar 10.000 canciones.

También estaba claramente molesto de que todo el mundo se refiera al hecho de que YouTube invirtió más de $60 millones en su tecnología Content ID.

Tenemos otro ejemplo para el VP Ansip, SoundCloud “gastó más de 5 millones de euros construyendo su propia tecnología de filtrado de contenido y todavía dedica siete empleados a tiempo completo para mantener esta tecnología”.

A continuación por qué las afirmaciones de que la tecnología de filtrado de contenido es “barata” son erróneas incluso si solo se tiene en cuenta a Audible Magic.

¿Por qué este razonamiento es erróneo?

1. El VP Ansip contradice la evaluación de impacto de sus propios servicios

En su propia evaluación de impacto, la Comisión Europea declara que estos servicios de filtrado tienen precios a partir de 900 euros al mes. ¿No crees que una start-up podría encontrar mejores formas de gastar 900 €/mes? Por ejemplo, para pagar a un ingeniero adicional, invertir en su comercialización, etc. Debemos tener presente que esta cantidad iguala el sueldo de una persona en ciertos países de la UE.

“(…) sobre la base de la información disponible, se estima que un proveedor de servicios en línea a pequeña escala con un número relativamente bajo de transacciones mensuales puede obtener estos servicios a partir de 900 euros al mes”.
Fuente: Evaluación de impacto de la CE

2. El coste real de las herramientas de filtrado de contenido es mucho mayor

Un estudio de marzo de 2017 sobre los “límites del filtrado: un vistazo a la funcionalidad y las deficiencias de las herramientas de detección de contenidos” contradice esta cifra y el intento de la CE de minimizar el hecho de que los costes de implementar tecnologías de filtrado constituirían una barrera de entrada al mercado (Véase la página 26), ya que observa que la estimación de 900 €/mes sólo es aplicable para Audible Magic y para filtrar máx. 5.000 archivos de música [ni mucho menos video] de un mes. Los precios de Audible Magic confirman esto.

“(…) esta estimación sólo es exacta para un número increíblemente pequeño de proveedores de servicios en línea. El sitio web de Audible Magic indica que este precio sólo se aplica a las herramientas que filtran los archivos de audio y está disponible sólo para proveedores de servicios en línea que alojan menos de 5.000 archivos de canciones por mes, un volumen increíblemente bajo para proveedores de servicios en línea. Para poner esto en perspectiva, cuando Soundcloud tenía sólo cinco años, los usuarios estaban cargando doce horas de contenido de audio cada minuto “.

El estudio revela que el costo es mucho mayor en la realidad (ver página 26):

“Una encuesta reciente a proveedores de servicios en línea informó de que las empresas de tamaño mediano dedicadas a servicios de alojamiento de archivos pagaban entre $10.000 y $25.000 al mes en las tarifas de licencia por sí solo para la herramienta de filtrado de Audible Magic.”Fuente: ‘Los límites del filtrado

“Vale la pena señalar que los honorarios de licencia para el software ascienden a sólo una parte de los costos totales asociados con el uso de software de huellas digitales. Cualquier plataforma de alojamiento en linea debe ser alterada o aumentada para realizar las búsquedas de huellas digitales y las comparaciones con una base de datos de huellas digitales, una importante tarea de integración de software.”

3. No hay herramientas de filtrado de contenido para todos los tipos de contenido

Herramientas como Audible Magic sólo pueden manejar archivos de audio y video, mientras que el Artículo 13 abarca todo tipo de contenido, desde obras literarias, música, coreografías, imágenes, gráficos, esculturas, grabaciones de sonido, obras de arquitectura, etc.

Un ejemplo concreto de cómo esto podría salir mal: la puesta en marcha la empresa belga MuseScore, que permite encontrar, reproducir y crear partituras para cualquier instrumento, expresó su grave preocupación en un evento en el Parlamento Europeo sobre la idea de tender que filtrar todas las partituras que se cargan en su plataforma, ya que no existen herramientas de filtrado para otros contenidos que no sean audio y video y tendrían que desarrollar una tecnología propia.

Esta cuestión también es destacada por los autores del estudio antes mencionado, que subrayan que incluso cuando existen filtros estos nunca son impecables (véase la página 2).

“Aunque hay herramientas de huellas digitales disponibles para escanear y comparar archivos de audio, video e imagen, no existen tales herramientas para procesar otras formas de contenido con derechos de autor, como software. Y, dado que estas herramientas de filtrado requieren acceso al contenido completo, crudo y sin cifrar de los archivos, no pueden procesar archivos cifrados o torrents. Como resultado, la gama de actividades infractoras que las herramientas de filtrado de contenido pueden abordar eficazmente es bastante estrecha. Incluso para los tipos de medios para los que existen herramientas de filtrado, estas herramientas sólo son capaces de emparejar el contenido, no determinar si el uso de un trabajo determinado constituye una infracción.”

4. No hay vínculo entre el contenido alojado y el tipo de filtro de contenido a implementar

La máquina de la censura del artículo 13 de la CE no establece ningún vínculo entre la naturaleza del trabajo, el tipo de filtro de contenido y el daño potencial en juego. En otras palabras, una plataforma como GitHub que aloja grandes cantidades de código cargado por sus usuarios podría tener que aplicar un filtro de contenido a sus 57 millones de repositorios que necesitan identificar material audiovisual. Wikipedia, cuya versión en inglés tiene más de 5,425,689 artículos, tendría que aplicar filtros para todo tipo de material que los Wikipedistas pueden subir a sus páginas.

Por otra parte, el artículo 13 no distingue la subida con autorización del titular de derechos de autor y la subida sin su autorización. Por lo tanto, incluso el contenido subido por los titulares de derechos o con su autorización debe ser filtrado.

5. La censura no depende sólo sobre el software, hay costes de aplicación ocultos

Las cifras que se están difundiendo descuidan todas las demás inversiones financieras y de tiempo que se destinan a la ejecución de estos filtros. Esto va desde la puesta en marcha y la gestión de un mecanismo de disputa y compensación para manejar las quejas de los usuarios para garantizar su buen funcionamiento. Tampoco olvidemos los costes de configuración inicial, ya que Audible Magic tiene una tarifa única de instalación de $2.500.

“Esta es sólo una pequeña parte de los costes del filtrado, ya que esas empresas tendrían además que invertir en personal para aplicar políticas y monitorizar el cumplimiento”.
Fuente: The Hill

Conclusión: Independientemente del coste, el valor de nuestras libertades fundamentales no tiene precio

Al enumerar todos estos defectos, no podemos estar más de acuerdo con los autores del estudio, quienes con razón concluyen que “exigir a los proveedores de servicios en línea que desplieguen herramientas costosas, fácilmente evadidas y limitadas en su alcance perjudicaría profundamente a las startups, usuarios y creadores de contenidos por igual“(véase la página 32).

Los startups serían golpeadas doblemente, ya que tendrían que explicar a una junta directiva de inversores potenciales por qué tendrán que invertir masivamente en la puesta a punto de herramientas de filtrado de contenidos. En comparación, los gigantes de Internet establecidos como YouTube y Facebook, que ya invirtieron mucho en este tipo de tecnologías de filtrado, y obtendrían una ventaja legislativa sobre los recién llegados. El escenario pinta especialmente mal para las startups considerando esta encuesta de 2014 [PDF] encontró que para el 60% de los inversores sería “incómodo tener que invertir en empresas obligadas por la ley a ejecutar un filtro tecnológico de contenido subido por los usuarios” (Véase la página 29). Uno de los autores señala que:

“Los inversores nunca financiarían una puesta en marcha si su plan de negocios requiriese una inversión inicial significativa en el filtrado simplemente para que la compañía pudiera existir. Y, debido a que la tecnología cambia tan rápidamente, sería difícil para una empresa recién nacida saber de antemano si una tecnología de filtrado de contenido en particular sería legalmente satisfactoria en un mundo con obligaciones legales de filtrado, rodeando de una nube de incertidumbre a cualquier nueva plataforma.”

Parece que Audible Magic ha establecido una operación de lobby para exigir el uso de herramientas como las suyas a través de la legislación, después de que el Tribunal de Justicia de la Unión Europea (CJEU) frustrase sus anteriores planes con su sentencia en el caso Sabam/Netlog (C-360/10).

Los académicos explican que el TJUE dictaminó que exigir a un proveedor de servicios la instalación de dicho sistema de filtración sería incompatible con la legislación de la UE y señalan que la imposición de una obligación de monitorizar sistemáticamente los contenidos transmitidos por todo el usuario son incompatibles con los artículos 8, 11 y 16 de la Carta de los Derechos Fundamentales de la UE y va en contra de la Directiva sobre comercio electrónico. La CE trata de rebatir este argumento alegando que el artículo 13 no impone una obligación de supervisión general, pero los académicos refutan esta alegación al señalar que (véase la página 8):

“(…) el TJUE no implicaba en Sabam/Netlog que si la base de datos de obras protegidas se produjera en colaboración con los propios titulares de derechos, la obligación general de supervisión impuesta al prestador de servicios se transformaría en una obligación especial admisible de supervisar.”

Por lo tanto, no debería sorprendernos que recientemente 64 asociaciones de la sociedad civil y del comercio – representativas de editoriales, periodistas, bibliotecas, instituciones científicas y de investigación, consumidores, grupos de derechos digitales, empresas de tecnología, instituciones educativas y representantes de creadores – enviaran esta carta al Consejo y al Parlamento Europeo pidiéndoles, entre otras cosas, que se abstuvieran de imponer la censura privada a los ciudadanos de la UE mediante el filtrado de contenido subido por los usuarios y retirar el artículo 13 de la reforma de derecho de autor en la Unión Europea.

La Ley de Derechos de Autor no debe pre-elegir ganadores

Si el tipo de leyes que las grandes compañías de medios están proponiendo hoy en día hubiera estado en vigor hace 12 años, es dudoso que YouTube pudiera haber sobrevivido a sus primeros días como startup. Y si esas leyes se implementan hoy, los nuevos actores que quieran entrar al mercado necesitarán recursos tremendos para empezar. El filtrado de contenido obligatorio crearía un campo de juego más estrecho para las empresas de Internet y permitiría a los actores asentados utilizar trucos legales para mantener su ventaja. Es una mala idea.
 
La info de este post está basada en un remix de los artículos de Copyright for Creativity y EFF.