¿Puede una VPN protegerte de la vigilancia masiva?

La vigilancia masiva sigue siendo una de las principales preocupaciones de los expertos en protección de datos de usuarios. El debate por la privacidad está en boga y ha despertado muchas alarmas.

Ya no es secreto que los gobiernos y las instituciones de inteligencia están creando procesadores de información para conocer todo sobre la población. En la Unión Europea se han desarrollado varias iniciativas de protección de información como el Reglamento General de Protección de Datos (RGPD), pero el 70% de las empresas no cumple con los requerimientos ni las exigencias de la ley.

Ahora muchos ciudadanos han sentido que esta batalla por la protección de datos la deben asumir también como lucha individual. Una de las soluciones más consultadas es la de las Redes Privadas Virtuales. Pero, ¿puede una VPN proteger de la vigilancia masiva?

Cómo funciona la vigilancia masiva en Europa

Analizar el sistema europeo de vigilancia masiva permite tener una mayor comprensión de la magnitud del problema. No todos los países corren los mismos riesgos ni aplican las mismas estrategias de copilación de datos.

Las instituciones de la Unión Europea han comenzado a ser más exigentes con las empresas privadas, especialmente con las que han demostrado ser más intrusivas: Facebook, Microsoft, Apple, Google…

Por otro lado, las unidades de inteligencia de los gobiernos también han desarrollado técnicas de análisis de datos de la población que generan inquietudes.

Quizá el Reino Unido es donde hay más evidencias. Ya el Tribunal Europeo de Derechos Humanos manifestó su preocupación el año pasado por la supervisión del gobierno británico a sus ciudadanos y calificó como violación de derechos humanos el programa de recolección masiva de información del acuerdo «UKUSA».

¿Entonces la Unión Europea está a salvo? Parece que nadie se escapa. A pesar de las regulaciones del RGPD aún hay muchas fallas en cuanto al respeto de la privacidad de los ciudadanos. Actualmente, la Comisión Europea plantea la incorporación de una herramienta de inteligencia artificial que actúe como filtro de información y clasificación de datos.

El grupo de Expertos de Alto Nivel de la Inteligencia Artificial en Europa (AI HLEG por sus siglas en inglés), emitió un documento con recomendaciones para la aplicación adecuada de la herramienta dentro de un marco legal y ético. Manifestaron además su preocupación por la aplicación y la clasificación de los individuos. Aún quedan dudas con respecto a si se formalizarán los límites de este tipo de tecnología para la vigilancia masiva y si el proyecto se llevará a cabo pronto.

Por otra parte, a pesar de las fallas de seguridad, Europa sigue teniendo interés en crear garantías. El gran denunciante de las violaciones de privacidad de la NSA en Estados Unidos, Edward Snowden, comentó en recientes entrevistas su interés por mudarse a Francia o Alemania, en donde aseguró que aprecia la preocupación de la población por la protección de datos. En recientes declaraciones ha reiterado a la Unión Europea sobre los riesgos y el peligro de la divulgación de información a la NSA.

Cómo una VPN protege contra la vigilancia masiva

Las VPN permiten a los internautas navegar a través de túneles que cifran sus datos. Toda la navegación del usuario se mantiene oculta y llega directamente a donde se encuentren ubicados los servidores de la VPN que contrató. Este servicio actúa grosso modo como escudo de invisibilidad ante la vigilancia.

Es importante tener en cuenta varios aspectos. Primero, no todas las VPN son iguales, hay algunas que podrían revelar información de la navegación —como los datos de ingreso— a entidades no deseadas. De acuerdo con una investigación realizada por The best VPN, de 115 servicios de VPN analizados 26 almacenaban información de los usuarios y algunos incluso no lo decían en sus condiciones de uso. Lo ideal es contratar un servicio seguro, con buenas recomendaciones y que no tenga sus servidores en países cuyos gobiernos hayan demostrado poco respeto por los derechos digitales.

Conclusiones

No cualquier VPN puede garantizar la protección de un usuario contra la vigilancia masiva. Antes de contratar un servicio de cifrado de navegación, el internauta debe entender bien cómo funciona el sistema de recolección de datos local, cuáles son sus riesgos, qué tipo de información quiere proteger y luego determinar cuáles son las características que debe cumplir la VPN que necesita.

En todo caso es crucial entender que una VPN actúa como un escudo que tiene un nivel significativo de fragilidad si las unidades de inteligencia quieren hackear los equipos de una persona en particular. Probablemente lo lograrán.

Además, la tecnología sigue avanzando con gran velocidad, al igual que las propuestas de regulación de la inteligencia artificial. Es crucial mantenerse al día con estos avances, entender en qué consisten los nuevos acuerdos y de qué forma el usuario común puede garantizar su privacidad.
 

Texto de VPNpro – Online security & privacy professionals